Las redes de inversiones obstruyen el capital de riesgo