La prevención es la clave para la seguridad alimenticia