Cuando de ropa se trata, lo que cuenta es lo de abajo