Las condiciones de verano estresan a los autos